viernes, 10 de junio de 2016

BERTA Y PULKE –Hablar por hablar– de Claw. Por Germán Cáceres

(Colección El mordiscón, Buenos Aires, 2016, 68 páginas)



Pulke puede ser un pato o un pollo y Berta es algo así como una planta en su maceta. Entre ellos tal vez late un romance, pero, por supuesto, de imposible concreción.
Aquí, el humor gráfico asume la absoluta simplicidad tanto en el aspecto gráfico como en sus ocurrencias y diálogos. La serie solo cuenta con los dos protagonistas, ambos representados con mínimos trazos, pero de excelente calidad gráfica. Esporádicamente emergen hongos, caracoles, hormigas, el gusano Kishke, el jardinero Butz y el mismo Claw, que según Berta parece dibujado.


Se tiene la impresión de que ambos podrían hablar sin parar, aunque sin duda diciendo disparates. La inocencia y el nonsense se desprenden de conversaciones que giran  hacia el absurdo (“¡Las plantas no hablan!”, afirma Berta). O Pulke le comenta: “Es maravilloso que te alimentes con la fotosíntesis”, y ella le responde “Sí…y cuando la naturaleza no mira, me clavo unas porciones de pizza”. O “Si no tenés boca, ¿cómo hablás, Berta?”/ “¡Y qué! No hay gente que habla hasta por los codos”. El humor es actual (se alude a mails, a twitter, a internet, a whatsapp) y bien argentino (“Traeme un mate”/ “¿Con una factura?”/ “No, prefiero sin IVA”).


En estos chistes habita un clima lunático, de manera que emana una sensación onírica y surreal. Como señala Judith Gociol en el sagaz prólogo, su comicidad “se remonta a los juegos de palabras”. También se destaca la aguda y simpática contratapa de José Sepi: “El verdadero amor de este hombre (además de su querida esposa Sandra y sus dos hijas) es el humor”.


Berta y Pulke –Hablar por hablar remite al espíritu de la bella historieta antigua, como por ejemplo Polly and her Pals (1912), de Cliff Sterrett, Little Nemo in Slumberland, (1905), de Winsor McKay, y, en nuestro país, Aventuras de un matrimonio sin bautizar (1916), de Oscar Soldati.



Claw (Claudio Szmulweicz, Argentina) es artesano (tiene un taller de marcos para cuadros), artista plástico y humorista gráfico. Publica en Catrasca, revista del Hospital Italiano, y en Panza verde. Sus dos libros anteriores son Muy de acá y Otro. Se pueden seguir sus trabajos en Facebook:  Claw humor gráfico.



Germán Cáceres