lunes, 20 de octubre de 2014

Falleció el dibujante Enrique Villagrán

El fin de semana pasado, a los 74 años de edad falleció el dibujante Enrique Villagrán, conocido entre los lectores por su seudónimo Gómez Sierra. El autor, en el país, desarrolló la mayor parte de su obra en las revistas de editorial Columba, donde dibujó series como Nippur, Argon, Los Aventureros, Kayan, Durango, Brio, Danske, Gladiador, En la noche de los tiempos, etc. También trabajó para el mercado de Estados Unidos.

Las siguientes páginas son un pequeño muestrario de su obra, publicada entre las décadas del 70 y 90 en editorial Columba.

Gracias a Juan Carlos Massa por la información.




Página de la serie Kayan


Página de la serie En la noche de los tiempos

Pàgina de la serie Brío



viernes, 10 de octubre de 2014

Desde España, premio DARDOS, para La Duendes



El periódico cultural español IRREVERENTES, nos otorgó el Premio DARDOS, a quien le agradecemos la gentileza. Se trata de una distinción que otorgan los blogueros en reconocimiento al trabajo y la dedicación que conllevan hacer posible cada publicación. Aceptar la distinción  implica publicar la imagen del Premio y extender el premio a otros diez blogs. En definitiva, se trata de estrechar lazos de amistad y reconocer el esfuerzo y la calidad de los compañeros de camino.
(Este texto lo armamos tomando como base el publicado en Irreverentes, ya que nos pareció de lo más indicado)


Por nuestra parte, el premio lo hacemos extensivo a: 

Blog italiano, de Luca Lorenzon, de información y análisis de historietas, tanto del presente como del pasado

Blog argentino, de Fernando García, de información y análisis de historietas, tanto argentinas como del extranjero. Se destacan la calidad de los análisis de obras.

Notable sitio español de información de actualidad y análisis de historietas y autores del presente y el pasado. El sitio es una notable fuente de información, por momentos enciclopédico.

Blog argentino, de Luis del Pópolo, con información de actualidad relacionada con la historieta argentina y rescate de historietas humorísticas del pasado. Un blog que transmite gran pasión y amor por nuestra historieta.

Blog que rescata historietas, revistas y autores argentinos del pasado reciente y lejano de la historieta argentina. Un trabajo enciclopédico – museístico notable, con información e imágenes únicas.

Blog de Hernán Martignone dedicado principalmente a información de actualidad sobre la historieta y eventos en Argentina. También incluye algunas historietas, información sobre publicaciones y análisis de obras.

El blog personal de Dao, con opiniones contundentes (no exentas de ser suceptibles de cierta polémica) sobre la historieta y notables artículos de rescate de historietas y publicaciones del pasado, tanto argentinas como extranjeras.

Notable blog sobre historieta del español Pepo Perez (también dibujante), con artículos, información general y análisis de obra de autores a nivel internacional. Se destaca por la calidad y originalidad, como así también por resaltar obras de vanguardia.

Gran blog de Pablo Sapia dedicado a “comentarios y reproducciones de comics, historieta, manga, animación y otras variedades”. Presenta una muy variada galería de historietas de historietas argentinas y extranjeras del pasado cercano y lejano.

Blog chileno con historietas e información. Aunque principalmente sus contenidos giran en torno a autores y publicaciones de su país –como lo es clásico a nivel latinoamericano Condorito-, también presenta historietas extranjeras.

Un extra:
Se trata del blog en el que Andrés Accorsi reseña 365 historietas. Accorsi, uno de los principales críticos de historietas de Argentina desde los 90, posee un estilo muy personal en el que sus lectores saben el tipo de textos con los que se encontrarán: directos, con opiniones muy personales, por momentos provocaticas y gustosas de generar polémicas. Los textos de Accorsi son al estilo “Accorsi”.


Lamentablemente afuera del listado (en el que nos pasamos de los 10 requeridos) quedaron muchos otros que bien merecen un reconocimiento. 

jueves, 9 de octubre de 2014

El regreso del Corto Maltés


Una noticia que esta semana repercutió con fuerza en el ámbito de la historieta, en particular en medios periodísticos de Europa, es la del regreso del Corto Maltés.  El mítico personaje de repercusión mundial, creado por el italiano Hugo Pratt (aunque los argentinos lo sentimos como nuestro por su larga estadía profesional en el país, en la que junto a Oesterheld creó personajes memorables como Ernie Pike, Ticondegora, Sargento Kirk, etc) será recreado por los autores españoles Juan Díaz Canales (autor de Blacksad) y  Rubén Pellejero (autor de Dieter Lumpen).

El Corto dibujado por Pellejero

El nuevo álbum se publicará de forma simultánea en octubre de 2015, en lengua francesa y neerlandesa editado por Casterman, en italiano por Rizzoli-Lizard y en español por Norma Editorial.

El anuncio del regreso

Sobre qué se siente al asumir el dibujo de un clásico de la historieta mundial, Rubén Pellejero, muy gentilmente nos comentó al respecto:

Te diría que siento un gran orgullo, como es lógico, ya que Corto fue una de mis mayores influencias en una época en concreto,  y por ello siento un gran respeto y admiración por la obra de Pratt. Pero si bien estoy convencido de la calidad de mi trabajo, eso no evita que sienta un cierto vértigo cuando pienso en la responsabilidad que he asumido de cara al lector de Corto”.

Ahora solo resta esperar el regreso.

 
Juan Díaz Canales y Ruben Pellejero


Para quienes deseen conocer más acerca de la obra de los autores



En este blog se puede leer una muy completa entrevista a Hugo Pratt, realizada por Germán Cáceres




miércoles, 1 de octubre de 2014

Entrevista: Santiago Girón Fernández


Santiago Girón Fernández es un autor español, guionista y dibujante, de extensa trayectoria que, en esta entrevista, nos brinda un rico panorama de su obra y de la historieta actual y del pasado reciente de España. Un entrevista para disfrutar.



Me llamo Santiago Girón Fernández. Nací en una aldea minera de la sierra norte de Andalucía llamada Los Guindos, junto al pueblo de La Carolina, en la provincia de Jaén, allá por 1963, así que tengo ya 51 años. En la actualidad resido en la ciudad de El Ejido, en la provincia de Almería.


-¿De dónde y cómo tu gusto por la historieta, el dibujo y los guiones?
Desde muy chico me gustó dibujar. Mi madre dice que antes de aprender a leer y a escribir ya dibujaba indios y vaqueros montados a caballo. De pequeño, cuando estaba inquieto, me daban un lápiz y una hoja de papel y rápidamente me centraba en dibujar, y podía estar toda la tarde dedicado sólo a eso.
La afición a la lectura llegó después. Un vecino mayor  me enseñó a leer antes de ir al colegio. Me encantaba leer historias de aventuras, sobre todo si de por medio estaba el far west, con sus cowboys y sioux en eterna controversia. Aún recuerdo la historia de “Águila Blanca”. Era un álbum ilustrado que tenía mi tío Manolo. No tendría más de 4 o 5 años cuando lo leí por primera vez.
Y, bueno, de la mezcla de estas dos pasiones, dibujo y aventura, llegó la pasión por los tebeos, como se les llama por aquí.
De niño también pasé una enfermedad que nos obligaba a ir al médico cada 2 o 3 semanas. Teníamos que coger un autobús y hacer un pequeño viaje, como de una hora. Para que me portase bien en la sala de espera, mi madre me compraba un tebeo del Capitán TruenoEl Jabato,  Mortadelo y Filemón u otros títulos de humor de la editorial Bruguera. Yo los leía con avidez mientras esperaba.


-¿Cómo te consideras: guionista, dibujante o ambos?
No sé, supongo que soy un aprendiz de todo. La ignorancia es muy valiente, ya sabes. Lo que más me gusta es inventar historias, pero dicen que lo que hago mejor es dibujar. ¿Tú qué crees?



-En los 80 te sumaste al mundo de la historieta participando en fanzines. ¿Cómo recuerdas esa etapa? ¿Ya escribías y dibujabas?
Sí, claro. Me juntaba con amigos para dibujar y escribir. Tenía 17 años cuando sacamos el primer número del fanzine TARSUS. La verdad es que no nos lo tomábamos muy en serio. Lo hacíamos más para reírnos y eso. Luego fui a la universidad, a Granada, y seguí metido en el mundillo de los fanzines granadinos: JARABE DE PALO, QUE MAL TEVEO, TOÑATUSTRA... La “Movida” estaba en plena ebullición. La muerte de Franco abrió las ventanas del país. Entró la luz en una España a oscuras. El olor a rancio se iba olvidando poco a poco y comenzamos a respirar con avidez aquel aire fresco, lleno de sueños y posibilidades. La gente tenía ganas de contar y de oír historias nuevas, historias sobre libertad, sobre sexo, drogas, rock and roll y revolución, y allí estaban los fanzines y las revistas contraculturales para contarlas: “Star”, “Los tebeos del rollo”, “El Víbora”, “Tótem”, “Bésame Mucho”… sería imposible nombrarlos a todos. Una palabra inglesa iba de boca en boca: “underground”. Y en el mundo del cómic sonaban nombres extranjeros como Robert  Crumb, Gilbert Shelton, Moebius, Richard Corben, Alberto Breccia, Milo Manara… junto a otros nacionales como Nazario, Gallardo y Mediavilla, Carlos Giménez, Max
Los fanzines se vendían por la calle, en los bares y los pubs, en los mismos garitos donde se vendía y consumía marihuana, hachís o heroína. Pasaban de mano en mano, como los porros. Nos lo pasábamos en grande jugando a ser peligrosos y sin pensar en el futuro. Un futuro que para muchos no llegaría nunca, como pronosticaban los Sex Pistols.



-Los que tuvimos la fortuna de leer las revistas españolas de fines de los 70 y los 80, hoy vemos con cierta nostalgia la variedad, calidad y abundancia de publicaciones. ¿Te sucede algo así con aquellas revistas y ese mercado en que había tanto para elegir en los quioscos de revistas?
Claro. Fue una época fabulosa y, como casi todo lo fabuloso, engañosa también. En los quioscos hubo, en algún momento, cerca de 40 cabeceras diferentes conviviendo en armonía, y puede que me quede corto. Así, a bote pronto (es mentira, lo he sacado de una enciclopedia del cómic) recuerdo algunos títulos como: Trinca, Drácula, El Globo, Zeppelin, Vampus, Rufus, Vampirella, Fantom, Espectros, Escalofrío, Pánico, Escorpión, Suspense, Terror Gráfico, Macabro, Horror, Horus, Hora T, S.O.S., Dossier Negro, Creepy, Delta 99, Cul de Sac, Barrabás, Hermano Lobo, El Papus, Por Favor, El Jueves, El Víbora, Totem, Blue Jeans, Bumerang, 1984, Zona 84, Cimoc, Cairo, Rambla, Rampa, Heavy Metal, Makoki, Metal Hurlant, Totem Calibre 38, Vértigo, Totem. Aventuras y Viajes, Corto Maltés, Comix Internacional, Thriller, Kiss Comix, Hunter, TMEO, Habeko Mik, Metropol, K.O. comics, Madriz, Aventuras Bizarras, Hara-Kiri, Balalaika, Cachondeo a Tope, Humor a Tope, Titanic, H-Dios-O, Puta Mili, Imajen de Sevilla, La Granada de Papel, Tapón, Rumbo Sur, Sword, Complot, La Oca, Gran Aventurero…  Todo esto sin contar los títulos habituales de cómic de humor de Bruguera, que seguían poblando los escaparates de los quioscos todavía.
Pero, como todas las demás burbujas que se crearon en este país con la transición, esta también explotó. No había mercado para tanta revista, eso cualquiera podía verlo. Al final, se salvaron muy pocas. El Víbora sobrevivió hasta el año 2000, Kiss Comix un poco más… El Jueves queda al cabo como única referencia viva de aquella época fantástica. Ruido y nueces; no sabría decir cuánto de cada cosa.




Desde los 80, en Argentina se conoció mucho acerca de la historieta en España, por medio de las revistas que llegaban. Con el nuevo siglo esa conexión se perdió bastante. Por ejemplo, con el material que me facilitaste me hiciste conocer algo de una movida under de gran calidad, de la que no tenía noticias. ¿Puedes describir un poco, de lo que conozcas, de la movida actual?
Bueno, la época dorada pasó, sin duda, pero los fanzines parecen volver y con ellos cierta carga de profundidad crítica, irrespetuosa, irreverente, fresca, descarada y descarnada, similar a la del cómic underground de los 70 y los 80 en parte y muy diferente en otra medida. Muchos de los mitos de antaño (libertad sexual, drogas, libertad de expresión y militancia política…) nos parecen superados. Muchos de aquellos mitos desembocaron en el desengaño y la frustración. A los punk les siguieron los chicos de la generación X, taciturnos, solitarios y acomodaticios. A ellos, los grunges, desmotivados, desencantados y con síndrome de Peter Pan, y a ellos los actuales antisistema. Hoy se persigue una revolución más profunda y personal. Los nuevos fanzines muestran la necesidad del cambio individual para conseguir el cambio social. La mayoría de los autores tienen aspiraciones artísticas, huyen del dibujo feista que caracterizaba al viejo underground, cuentan historias costumbristas como antaño, retratan lo cotidiano pero con una visión mucho más realista. Los protagonistas son seres solitarios que tratan de vivir como pueden. Nos hablan de las manifestaciones, de las asambleas del 15 M, pero no piensan en cambiar el mundo. Aquel “destruye hoy; mañana construiremos” del punk ochentero se ha transformado en “vamos a arreglar esto antes de que se averíe del todo” del 15 M. Es una reivindicación del individuo, antes que del grupo, como auténtica célula del cambio.
Desde viejos títulos supervivientes como TMEO, a experimentos en plataformas digitales como la vuestra, los fanzines se transforman en revistas con buen papel y calidad de impresión, o bien en ediciones digitales de gran calidad. Sus historias están bien narradas y dibujadas con oficio y hasta con maestría en ocasiones. A los estilos europeos y americanos se incorpora el MANGA con una fuerza desbordante y, con él, todo el movimiento OTAKU, el frikismo de los disfraces de los juegos de rol y el cosplay.
Yo sigo colaborando con muchos fanzines, revistas y revistas digitales: NPI, La Duna, Androito Ke-ke, Exégesis, Rage, Metropia, Sr. Roca, Ensueños… Revistas como Dos Veces Breve o El Manglar apuestan por el cómic de autor con mucha calidad al principio del nuevo siglo. En la actualidad, las revistas de género como Chtulhu  (terror) o El Arca de las Historietas (fantasía y CiFi) vuelven por sus fueros…  
El fenómeno de la financiación de proyectos personales mediante aportaciones individuales a través de plataformas digitales (crowfounding creo que se llama este lio) abre la puerta a la publicación y distribución de materiales novedosos, experimentales o raros que no encontrarían acomodo en las editoriales convencionales.  Cualquiera puede sacar adelante su proyecto de publicación si es capaz de convencer a amigos, familiares y gente del gremio. La variedad, si no la cantidad, de materiales en el mundillo del cómic está hoy más garantizada que nunca.




Por el material que me facilitaste, se aprecia que al igual que en Argentina, existen muchos autores de larga trayectoria que puede no sean conocidos –a nivel popular o hacia el exterior- como cabría suponer. ¿Te parece que es así? Si coincidís ¿por qué te parece que sucede?

Supongo que por el desplome de la industria nacional del cómic a finales de los 80. Aún no nos hemos recuperado y dudo que lo hagamos en mucho tiempo. Si no hay revistas de gran tirada en las que publicar es muy difícil que la obra de estos autores sea conocida a nivel popular, como antaño lo eran las historietas de Carlos Giménez, Ibáñez o Jan, por ejemplo. Supongo que el caso de Argentina será parecido.
Los dibujantes tienen que emigrar al mercado americano o francés principalmente, y adaptarse a sus normas y sus premisas. Muchos autores españoles y argentinos han triunfado en el mundo de los superhéroes o en el cómic francés de género y autor. Nombres como Larroca, Pacheco o Ferry son conocidos por ser dibujantes de famosos superhéroes americanos; Eduardo Risso ha creado toda una escuela de cómic de género negro con su 100 Balas. Yo tengo un recuerdo muy íntimo de Carlos Meglia, como ya sabes. Me parece un autor irrepetible que nos dejó cuando su carrera artística estaba en pleno crecimiento. Ellos han mostrado el camino a las nuevas generaciones de dibujantes y guionistas españoles y argentinos.




Como dibujante ¿preferís trabajar en algún estilo en particular o te adaptas según lo sugiera el tema? ¿Hay temas que te guste dibujar más que otros? ¿Quiénes son tus referentes?
Bueno, yo soy un dibujante sin un estilo definido aún. Sí, ya sé que tengo 51 años pero es lo que hay, sigo probando, sigo buscando. Me aburro si dibujo igual durante mucho tiempo, tengo que cambiar. Cuando descubro un nuevo autor que me impresiona me pongo a copiar su estilo sin poder evitarlo. Me planteo el estilo con el que voy a trabajar cada nueva historia. A veces me apetece ser muy realista, otras más expresionista o caricaturesco o yo que sé… He hecho historietas de géneros muy diversos pero tengo especial predilección por el género negro. Me encantan las historias con suspense, con personajes al filo de la navaja, ya sabes. Me gusta crear personajes psicológicamente complejos aunque respondan a un estereotipo inicial: asesino, detective, psicópata, mafioso, tipo duro…
Mis referentes son muy variados y provienen del mundo del cómic, claro, pero también de la pintura, la literatura, el cine, la ilustración, la arquitectura… Risso, Comés, Tardí, Moebius, Meglia, Urasawa, Luis Durán, Raquel Alzate, Gorey, Fran Carmona, Michael Lark, Frank Miller, Antonio Maldonado, Victor Cara, Juanma Beltrán, David Caparrós, Carmen Fernández Agudo, Manara, Hugo Pratt, Hopper, Manuel Martín Cuenca, Frank Miller, Poe, Lovekraft, Ridley Scott, Hoffman, Pyle, Le Corbusier, Mariano Barroso, Amenabar… me dejo a muchos, seguro.




Como guionista, al menos de los trabajos tuyos que leí, abordas temas de ciencia ficción, aventura pura y de humor con excelentes detalles costumbristas. ¿Prefieres trabajar temas en particular? ¿Cómo es tu forma de trabajo?
Depende si trabajo sobre una idea personal o una idea o argumento de otro autor. Con Paco Nájera en “Tartessos”, con Fran Carmona en las tres historias que hemos hecho juntos (Horizonte Azul, Operación Gorrión y La Oveja Samurai), con Antonio Maldonado en “DESEHELE”, o con Rafa Amat “AleS” en “Los 4 fanáticos”, “Los Vengativos” y “Airon Man”, siempre trabajé sobre una idea previa de estos autores. En este caso, el guión se convierte en un trabajo en equipo, hay muchas reuniones, muchas correcciones y muchas discusiones para llegar al texto definitivo.
Si la idea parte de mi propia inventiva y tiene dimensiones considerables (“Las Vacaciones del Ángel de la Guarda, por ejemplo) suelo empezar escribiendo notas que luego se convierten en un texto narrativo más o menos convencional (como un relato o una novela). De ahí paso a dibujar un story board,  si soy yo quién la va a dibujar, o a escribir un guión técnico con descripciones de viñetas y textos de apoyo si la va a dibujar otro.
Cuando se trata de historietas cortas, suelo escribir el guión técnico directamente y dejo mucha libertad al dibujante en la elección de planos y enfoques. Lo que le doy es más una guía que un auténtico guión.  Cuando la historieta corta la dibujo yo mismo suelo trabajar sin guión técnico, sino con un rápido story board muy básico.


¿Cuántos libros tienes publicados?
Puf, no sé… Como autor único sólo tengo una novela gráfica llamada “De perros y jabalíes”. Como guionista para otros dibujantes, otros 6 o 7 libros más, creo, entre álbumes y comic-books. En publicaciones colectivas, como escritor, guionista o ilustrador, otros cincuenta o más títulos, no sabría decirte.  Llevo mucho en esto pero no he sido muy prolífico, como ves.

Con dibujos de Rafa Amat y guión de Santiago Girón

Con dibujos de Rafa Amat y guión de Santiago Girón


¿Cómo ves hoy el panorama de la historieta en España?
A nivel industrial y editorial lo veo muy flojo en comparación con aquellas épocas gloriosas, pero mejor que hace algunos años. Hay una sensación de que la cosa va a mejorar algo.

A nivel artístico lo veo mejor que nunca. Jamás vi tanto talento, tanta vocación y dedicación como veo hoy en día. Creo que la cantera de autores españoles es excelente. Lástima que la mayoría de ellos tenga que emigrar para poder vivir de su trabajo. 


Pàgina de ORISIA, con dibujos de Santiago Girón

Más trabajos de Santiago se pueden ver en nuestra página Historieta Patagónica
La serie Orisia
Las vacaciones del Angel de la Guarda. Con guión de Santiago Girón y dibujos de Antonio Maldonado



jueves, 25 de septiembre de 2014

75 AÑOS CON BATMAN (primera parte), por Germán Cáceres

BATMAN, EL SUCIO

Del libro El dibujo de aventuras, de Germán Cáceres (Editorial Almagesto, Buenos Aires, 1996, 200 páginas)


Batman, de Robert “Bob” Kane, es uno de los personajes más ricos y profundos de la historieta. A su repercusión peculiar se añade la calidad de los artistas y guionistas que lo han dibujado y la innovación gráfica y temática que ha generado desde su creación.
El Hombre Murciélago apareció en mayo de 1939, en el Nº 27 de la revista “Detective Comics”, con el episodio El caso del sindicato químico. La ingenuidad que respira esta versión nos convoca un sentimiento siempre valorado: la nostalgia. Los cuadritos son uniformes y convencionales, lo mismo que los ángulos y la planificación. Pera ya emerge un síntoma de lo que será el Batman de los ochenta y de los noventa: cuando el asesino cae en un tanque de ácido, el héroe sentencia impiadosamente: “Un final apropiado para él”[i].




Conmemorando los treinta años de su debut, Julius Schwartz encargó una remake de ese episodio, que se denominó La noche grita…¡Mata! [ii], y en los ochenta se emprendieron otras dos [iii] que mantuvieron el título original. En todas estas recreaciones, publicadas conjuntamente en el número aniversario 627 de “Detective Comics”, se observa un aumento de las escenas de violencia, impregnadas de sadismo, y una gran evolución técnica y estilística. Los personajes van adquiriendo, además, mayor consistencia psicológica. Una constante de los guionistas es poner en labios del justiciero salidas rebosantes de humor negro (propias de una boutade de Groucho Marx). En una de estas recreaciones  de aquella primera aventura, Prisilla (que ha venido eliminando a quienes fueron responsables de la muerte de su padre), al enfrentarse al encapuchado, le pregunta llena de furia si acaso él no asesinaría como ella lo ha hecho, para vengarse. Cuando finalmente ella cae en el previsible tanque de ácido, Batman replica, impasible: “No. No lo haría, Prisilla”.



Mientras la ciudad duerme, de 1945[iv], es una historieta que hoy llega a conmovernos por su ingenuidad. Desde el principio rinde homenaje al “honesto y sacrificado trabajador nocturno” (taxistas, telefonistas, bomberos, médicos, enfermeras, empleados de hospitales, etc.) Registra un mundo sorprendentemente inocente y, en cierto modo, feliz. Como si no hubiera maldad, ni siquiera en los delincuentes. Batman y Robin no se ensañan al golpearlos; más bien se divierten mofándose de sus torpezas. Así, un texto superior aclara: “Y tras una corta pero agradable pelea…” Es patética una de las viñetas finales, en la cual los héroes toman  leche de una botella y agradecen al sonriente lechero su “fiel servicio a la humanidad”.



Ciertamente, el mismo clima e idéntica inocencia campean en el filme en episodios Adventures of Batman and Robin, de 1943, bajo la dirección de Spencer Gordon Bennet. Y hasta podríamos decir que, aunque girada decididamente hacia lo paródico y lo bufonesco, también la serie televisiva que fuera años después protagonizada por Adam West (con figuras invitadas de la talla de César Romero –un Guasón inolvidable- y Burguess Meredith –como un Pingüino de antología-) recreó a su modo esa inocencia perdida.


Original de 1972, de Bob Kane

Pero llegó el año 1986 y con su Dark Knigh Returns (“El regreso del señor de la noche” en la versión española[v]), Frank Miller señaló un giro copernicano, no sólo en lo que a Batman se refiere, sino en el noveno arte en general. No puede hablarse aquí de “aventuras”. Bruce Wayne (su personalidad secreta), que ronda los cincuenta y pico de años, se ha tornado neurótico y atormentado, y ataca e hiere brutalmente a los malhechores, que “muestran cortes múltiples, contusiones y huesos rotos”. Algún personaje censura al enmascarado y opina sin reticencia que “su forma de actuar es la de un fascista”, dado que no repara en medios y hasta llega a utilizar cápsulas de gas nervioso contra sus enemigos. La ciudad de Gotham se divide entre quienes lo aplauden porque los protege frente a leyes estúpidas e inoperantes y contra la cobardía social, y aquellos que lo condenan por minar los principios de la democracia. La nueva comisario, Ellen Yindel, proclama ante las cámaras: “Como comisario curso esta orden de arresto contra Batman por los delitos de allanamiento de morada, asalto, agresión y amenaza pública”. Este Batman (enfrentado a los criminales, a los policías, a los medios de comunicación, a los políticos y, en fin, a toda una sociedad que Miller pinta como monstruosa y decadente) no tiene nada de simpático. No es un misterioso boy-scout sino un parapolicial inescrupuloso (para colmo, inmanejable) muy en la onda del detective interpretado por Clint Eastwood en Harry el sucio[vi], o del personaje que hace justicia por su cuenta en El vengador anónimo[vii]. De hecho, este mito recurrente del héroe que toma la decisión de ponerse fuera de la ley para ejecutar su justicia con una violencia inesperada, es ya una característica del cine de acción norteamericano y sugiere la existencia de un sentimiento de inseguridad jurídica e indefensión en vastos sectores de esa sociedad. El “justiciero” aparece, digámoslo así, ante la ineficacia (real o supuesta) de las instituciones. El sentir popular que lo sustenta es el mismo que acompaña el crecimiento de todo fascismo: cuando las cosas parecen irse de control, surgen las voces que reclaman “una mano dura”.

Batman versión editorial Novaro, 1984.

Otro planteo sumamente interesante en Dark Knight Returns es la contraposición entre Batman y Superman. Éste participa en la historia y mantiene, en las últimas páginas, una feroz lucha con el “caballero nocturno”. El Hombre de Acero está aquí al servicio del presidente de los EE.UU., un tipo parecido a Ronald Reagan. Por ello, Batman le espeta: “¡Sí!... ¡Siempre dices sí…a todo el que lleva una placa…o una bandera!” Y unas páginas más adelante redondea el reproche: “Pudimos cambiar el mundo…Ahora, míranos…Me he convertido en un blanco de políticos y tú…tú, en un bufón”.
El final de la historia depara un giro sorprendente. Oficialmente muerto (sólo Superman conoce la verdad), Bruce Wayne se refugia en su cueva, con un grupo de muchachos, para formar con ellos un ejército de las sombras: “Tenemos años, tantos años como queramos…Años para entrenarlos, estudiar y planear, aquí, en la cueva sin fin, lejos de los recuerdos olvidados de un vigilante al que le ha pasado la edad…Empieza aquí un ejército…para devolver el sentido a un mundo plagado de los peores ladrones y asesinos…Ésta será una vida mejor…Mucho mejor”.

Batman, especial Houdini, con el arte de Chiarello

Otra línea que articular Dark Knight Returns es la potenciación del lenguaje historietístico. Miller multiplica cuadritos, globos y onomatopeyas para expresar una realidad caótica y violenta, un mundo neurotizado por el espanto de la inminencia de una tercera guerra mundial. En numerosas viñetas de página completa emerge un Batman a la vez maduro y espectral, un coloso dispuesto a sembrar la destrucción. La trama se ramifica y el montaje alterno es llevado al paroxismo. El lápiz turbulento y grandilocuente de Miller se desplaza hacia una plástica de intensas resonancias escultóricas que enfatiza el titanismo y la iconicidad de la vampírica silueta de Batman. Su puesta se contamina así de un clima tenebroso que, más tarde, en la saga de Azrael, se nutrirá del horror y la demonología.
En los números posteriores de diversos comics en los que interviene el siniestro encapuchado, se articulan varias de las rutas planteadas por Dark Knight Returns, reconstruyendo así la historia de Batman anterior al apocalíptico y tenebroso final propuesto por Miller. En Una noche en Gotham City [viii] es revelador el interrogatorio a que el Hombre Murciélago somete a un delincuente:

“-Me estás haciendo perder el tiempo. Sabes como odio malgastar mi tiempo.
-¡No! ¡No me pegues más!
-Sabes dónde está. Y vas a decírmelo.
-¡No…no puedo! ¡Ella[ix] me matará!
-Y yo te haré algo peor que eso, Bull. Te haré daño…Permanentemente…”


Batman, con guión de Alan Moore y dibujos de  Boland


En una viñeta posterior, Batman afirma con orgullo: “Mi fin justifica mis medios”. Así, esta faz de Batman empalidece las acciones del brutal Duca Lamberti, aquel policía gestado por el escritor Giorgio Scerbanenco que, en Los milaneses matan en sábado (1969), atemoriza a un rufián gritándole que ha caído en malas manos (que son las de él), y que, en Venus privada (1966), golpea a un sádico con el tacón del zapato, a la altura de la sien, en la articulación de la mandíbula, pero tomando la precaución de no desvanecerlo, para poder seguir con el castigo.
En esta historia (Una noche en Gotham City) no sólo se roba, sino que se mata, innecesariamente, con mutilación (explosiones, disparadores de ácido y de hojas afiladas). Las víctimas mueren desfiguradas, como las de Dick Tracy (1931), de Chester Gould (autor de que Bob Kane, en su autobiografía, según Rafael de la Iglesia, reconoce haber abrevado). Es notable, pues, la diferencia que puede apreciarse entre estos guiones y los de los años sesenta y setenta. Este desplazamiento aparece ejemplarmente verbalizado por el Acertijo en un monólogo que protagoniza en Pecados Originales [x]: “Entonces era divertido. Eso es lo que era…Estaba yo. Estaba la vieja camarilla: Gatúbela, Pingüino y el Guasón. Y también las bandas: dos o tres matones de nombre gracioso con disfraces encantadores…Batman y Robin eran parte del juego. Ellos eran honestos; nosotros, las estrellas. Ninguno fue herido por otro. Nunca. En serio. Nadie murió…Miren lo que pasa hoy…Es tan distinto…Todo cambió… ¡Por Dios! ¡El Guasón está matando gente! ¿Me olvidé de algo? ¿Estaba ausente cuando cambiaron las reglas?

Batman, con dibujos de Alcatena

Pero no sólo los guiones sufrieron grandes modificaciones. No carece de interés comparar los dibujos de la ya mencionada Una noche en Gotham City, por ejemplo, con las viñetas de los años sesenta y setena. No hay más que apreciar los jugosos impactos visuales que el dibujante John Byrne obtiene con insólitos encuadres aéreos, en lo que demuestra su capacidad para resolver arduos problemas de perspectiva.
Sin embargo, el cambio fundamental podemos situarlo en la constitución del personaje y su mundo. Específicamente, en esa transición del amable y respetuoso encapuchado de los sesenta al conflictuado y, a la vez, autosuficiente “justiciero” de las tinieblas que se considera indiscutiblemente por encima de toda ley y convención social.

Batman, dibujado por Enrique Breccia

En Caballero Negro sobre Metrópolis[xi], un policía le advierte a Batman: ”¡Acá debes respetar la ley!” A lo que éste, sin inmutarse, replica: “La ley lleva tiempo, oficial”. Y es que en Batman aparece una y otra vez  la oposición entre la ley y la justicia. El comisario Gordon, por ejemplo, entiende a Batman como un aliado y, en cierta forma, como un amigo, pero también como un monstruo de la noche que ha elegido (a diferencia de él) la justicia y no la ley[xii], aunque ello no le impide estar incondicionalmente de su lado: “Sí, se saltó un par de normas. Pero no hizo nada que cualquier policía no pudiera y debiera hacer. Yo incluido…Maldición… ¡Si tuviera unos cuantos como él limpiaría Gotham![xiii]. En general, esta curiosa (y autocontradictoria) justificación es recurrente. También, en el final de Una noche en Gotham City, Superman se despide de Batman diciéndole: “Bueno, no diré que apruebe totalmente tus métodos…Y voy a tenerte vigilado…Pero…Buena suerte”. De hecho, la diferencia de métodos de Superman y Batman no les impide actuar juntos con eficacia en varias oportunidades, aunque sin perder oportunidad de cuestionarse mutuamente. Así, por ejemplo, en Caballero negro sobre Metrópolis, Batman decide infiltrarse en las oficinas de Luthor. Superman lo acompaña a regañadientes. El diálogo entre ambos es característico:

Batman, dibujado por Eduardo Risso


“-Entrar ilegalmente no es mi modus operandi habitual, Batman.
-Seguro. Tu estilo sería romper la puerta y poner cara de malo hasta que Luthor te dé lo que quieres…Un esfuerzo inútil… ¿Quieres información?...Lo haremos a mi manera.
-Si me considerara por sobre la ley, como tú, hace tiempo que hubiera matado a Luthor.
-Si algunos de los rumores que escuché sobre Luthor son ciertos, deberías considerarlo”.

La próxima semana la segunda parte.


miércoles, 17 de septiembre de 2014

“Huellas de la invasión” (muestra dedicada a El Eternauta) en Tecnópolis

La muestra fue ideada y armada como una reconstrucción museística. Es tal la verosimilitud que transmite a través de los objetos, maquetas, textos e imágenes que el visitante puede llegar a creer que está presenciando un hecho histórico.
Ideada por Martín Oesterheld y dirigida por Martín Grossman, para su concreción contó con numerosos colaboradores. La siguiente es una breve entrevista a dos de ellos: Alejandra Jorquera y Hernán Azcárate.
Las imágenes hablan por si mismas, de la calidad de la muestra.




Resulta muy impactante ver, por la originalidad de la puesta en escena y la enorme calidad, la recreación que hicieron de la invasión extraterrestre a Buenos Aires de la historieta El Eternauta. ¿Cómo surgió la idea y la posibilidad de recrear con objetos y muñecos, y luego disponer todo de modo que los visitantes sientan que están asistiendo a una puesta en escena de un hecho histórico, a algo real?
Muchas gracias por los elogios, No sabemos exactamente como surgió la idea..., a nosotros nos convocaron con el proyecto bastante avanzado y ya estaban planteados los elementos a realizar y las escenas que se querían recrear.


El brazo de un Mano, y Alejandra Jorquera trabajando en el mismo.

¿Quiénes conforman el equipo de trabajo creativo y qué rol cumplió cada uno?
 La Idea general es de Martin Oesterheld, Nieto de H.G. Oesterheld, el guionista de El Eternauta entre otras historietas emblemáticas de nuestro pais. Los cortos que abren y cierran la muestra, fueron realizados por la productora NOS La dirección escenográfica es de Adriana Maestri, que tiene una amplia trayectoria en el mundo de la escenografía y las realizaciones El escultor Martin Canale hizo el rediseño y modelado en Zbrush de varios de los elementos más icónicos de la historieta : Los Cascarudos, Los Gurbos tanto el de cuerpo entero como el cráneo, El teledirector y El Mano. También trabajó en el planteo de la maqueta de la batalla de River. Nosotros estamos entre el pequeño ejército de artistas que realizaron todo. Hicimos la terminación del brazo del Mano (textura final y pintura) , la realización fisica, los mecanismos y la pintura del Teledirector y la pintura de los cascarudos, el cráneo del Gurbo y el Gurbo que está en la maqueta.

Un Teledirector

Por lo que se puede observar en las fotos, el proceso creativo es bastante largo, desde la idea al modelado, pintado de las figuras, la puesta en escena, etc. Se nota detrás un intenso y extenso trabajo ¿podrías describirlo a grandes rasgos?
Parece mentira , pero todo se realizó en unos 45 dias,Como te decía antes un pequeño ejercito de artistas talentosísimos con ganas de dar lo todo para representar de la mejor manera posible el mundo de El Eternauta. Cada uno trabajando en su especialidad. En el caso nuestro y de Martin Canale, hace años fantaseamos con participar en una película, o recrear de alguna manera esta historieta que amamos, y finalmente de alguna manera se dió y tuvimos la oprtunidad de plasmarlo en esta muestra.



Recreación del combate de River.


¿Con qué materiales están hechas las figuras del teledirector , el brazo del Mano, los escarabajos o el Gurbo? 
Los materiales son los más diversos, se eligieron según el tipo de elemento, y un factor determinante fue el poco tiempo que hubo para la realización. Se utilizaron varios tipos de tecnologías de impresión 3D que entrega un modelo al que hay que masillar y lijar bastante y modelar luego sobre el mismo, los detalles a mano con masilla epoxi y finalmente, pintarlo, como el caso del brazo del Mano. El Teledirector en cambio, se hizo mecanizado en una máquina de CNC en Resina epoxi y alto impacto El cráneo gigante está tallado a mano en telgopor y luego cubierto con látex y pintado.


¿Cómo es el proceso de pintar las figuras, para que se vean tan reales? 
Más que nada el oficio de Alejandra..., años de hacer lo mismo, observando y utilizando mucha documentación visual Se pinta con pintura acrílica común.


Un Gurbo

Por la calidad del trabajo, resulta evidente que ustedes tienen una extensa trayectoria en el rubro ¿Podrías contar qué experiencia tuvieron y que trabajos realizaron?
Trabajamos juntos desde 1991 Haciendo todo tipo de realizacions, esculturas, maquetas y modelos a escala, pintura los rubros son muy diversos, Hicimos muchos trabajos para publicidad gáfica y televisiva para varias agencias. También escenografías para muestras como The Beatles Exhibition, Molina Campos, Tango, Las mil caras de Evita entre otras. En el rubro de escultura, realizamos figuras en escala real para el Palais de Glace y la Galería Zurbrán entre otras En cine hicimos maquetas para Polka ( el helicóptero que explotaba en la película Comodines) y maquetas para el programa Poliladron. 
A partir del año 2000 empezamos a trabajar también en la industria del juguete y figuras coleccionables para Argentina y el exterior. Otro rubro en el que trabajamos es en la restauración de esculturas y elementos ornamentales de bronce para la Fundición Buchhass, una de las más importantes del pais. Los ultimos trabajos de gran coplejidad fueron para la empresa Sideshow Collectibles, para ellos hicimos las figuras Premium format de C-3PO y R2-D2 y la Sonda Imperial escala 1/6 de Star Wars. 
Pueden ver algunos de nuestros trabajos en Facebook: Hernán y Ale Azcárate-Jorquera y en nuestro sitio: www.hernanyale.com.ar Y trabajos de Alejandra en Facebook: Alejandra Jorquera Art



¿Tuvieron la oportunidad de observar las reacciones del público?
 Si. Muchos chicos se preguntaban si todo eso había ocurrido de verdad, creemos que el realismo logrado contribuye a generar esa sensación. Vimos caras como de desconcierto y asombro, observando atentamente la maqueta de la batalla o las fotos y el brazo del Mano Estamos muy contentos con el resultado




UNO DE LOS VIDEOS QUE RECREA MOMENTOS DE EL ETERNAUTA (MUY RECOMENDABLE)

miércoles, 10 de septiembre de 2014

Eventos y exposiciones de historietas

Daniel Varela exponiendo por el mundo.
Nuestro colega Daniel Varela, constantemente es seleccionado, premiado y expuesto en festivales de humor gráfico internacionales. En las fotos, sus trabajos en muestras de dos festivales realizados este año: 1º International Cartoon Gathering Cairo , Egipto, y al Salón International Cartoon Contest Brides¨s Veneration, en Macedonia. En el último obtuvo una Mención de Honor y el año pasado un Premio Especial.
Daniel es un autor de perfil bajo cuyo trabajo circula con éxito por el mundo. Felicitaciones a nuestro colega, integrante de La Duendes!

Exposición en El Cairo

Exposición en El Cairo


Exposición en Macedonia

Exposición en Macedonia



Exposición Osvaldo Laino “Un recorrido de ayer a hoy”
La exposición, inaugurada días atrás, se puede visitar en la ciudad de Rosario. Muy recomendable!!




Muestra: “HORACIO ALTUNA. Profesión, historietista” en Comicópolis



MAFALDA en su sopa.

Inaugura: JUEVES 17 DE SEPTIEMBRE, a las 19 HS.