martes, 17 de enero de 2012

Entrevista: Alberto Breccia (primera parte)

UN TIPO EN CAMISETA
Por Germán Cáceres


Nació en Montevideo, Uruguay, en 1919, y se radicó en la Argentina desde muy pequeño. Comenzó su carrera historietística en Editorial Lainez. Entre 1947 y 1949, sucedió a Emilio Cortinas en Vito Nervio (guión de Leonardo Wadel), una extraordinario suceso.
En dupla con Héctor G. Oesterheld alcanzó memorable creaciones como Sherlock Time, Doctor Morgue, Mort Cinder, Richard Long, una versión de El Eternauta, varios episodios de Ernie Pike y, junto a su hijo Enrique, la Vida del Che.
Con textos de Carlos Trillo realizó Un tal Daneri, El viajero de gris y Buscavidas.
Es famosa su versión de Los mitos de Cthulu, de Howard P. Lovecraft, guionada por Norberto Buscaglia. Otras memorables adaptaciones de obras literarias son La pata de mono, de W. W. Jacobs, La gallina degollada, de Horacio Quiroga, y El corazón delator, de Edgar Allan. Poe. También llevó a los cuadritos a Giovanni Papini y a Jean Ray, y graficó una sátira de Drácula, de Bram Stoker.


Alberto Breccia

Con guión de Juan Sasturain dibujó Perramus. Su producción se publicó en Europa, donde ha deslumbrado. En 1990 la Municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires le rindió homenaje organizando una muestra de su obra.
Actualmente está adaptando el Informe sobre ciegos, de Ernesto Sábato, y, a pedido de la Comisión del V Centenario, dibujando la Vida de Lope de Aguirre, con guión de Carlos Albiac.
Premios recibidos: Editorial Dante Quinterno, Comisión Nacional de Cultura, Cinzano, Yellow Kid en Lucca 9, Gran Premio del Cuarto Salón de la Historieta-Ilustración en Barcelona 1984, Sarrasqueta (ciudad de Córdoba), Plaqueta de la Asociación de Dibujantes de la Argentina, Premio Amnesty Intercional, Bruselas, 1988.
(Falleció el 10.11.1993).


Página de Mort Cinder, con guión de Oesterheld.

Germán Cáceres: Oesterhel confesó que nunca trabajó el desarrollo de un personaje con un dibujante, salvo el caso de Mort Cinder. ¿Puede hablar de ese intercambio?

Alberto Breccia: Cuando la revista Misterix nos convocó, me reuní con Héctor para ver qué tipo de historieta podíamos hacer. Yo le pedí un personaje que viviera en distintas épocas por una razón muy sencilla: me canso muy pronto del mismo asunto. Si la temática varía me da la oportunidad de renovar los paisajes y el vestuario y de sentirme atraído. Héctor me presentó una primera versión que no me convenció del todo. Después de varios intentos quedó el argumento definitivo tal como fue publicado, y me puse a estudiar al personaje. Como no lograba hallar la cara de Mort Cinder le pedí a Héctor que lo hiciera aparecer hasta nueve semanas después. La historieta comenzó sin Mort Cinder; sólo estaba el viejo Ezra Winston. Sabía que en cuanto empezara a trabajar, me metiera en clima, y me fuera posesionando de la trama, el personaje iba a surgir espontáneamente. Y así surgió Mort Cinder.


Página de Sherlock Time, con guión de Oesterheld. Del libro Breccia Negro, edic. Record, 1978.

G.C.: Usted mismo declaró que para el rostro de Mort Cinder tomó como modelo al dibujante Horacio Lalia.

A.B.: Lalia era entonces un muchacho que estudiaba dibujo, y lo llevé conmigo para que trabajara en mi archivo. Como en algunos momentos me servía de modelo, su cara me inspiró la de Mort Cinder.


Página del Eternauta, versión Alberto Breccia.

G.C.: Oesterheld consideraba que en nuestro medio el guionista era el verdadero creador del personaje. ¿Está de acuerdo?

A.B.: No. El personaje es una creación del guionista y del dibujante. Ninguno puede arrogarse la paternidad absoluta. El sargento Kirk sin los rasgos que le dio Hugo Pratt no hubiera llegado a ser lo que fue.


Página de unitario dibujado por Breccia, en revista Súperhumor 4, 1981. En los dibujos se aprecia a Breccia y a Carlos Trillo.

G.C.: Posiblemente Oesterheld dijo eso porque en esa época no se valoraba al guionista.

A.B.: Sin embargo Oesterhel siempre fue muy valorado, y los dibujantes lo buscaban. La queja se podría justificar en Wadel, que está injustamente olvidado y yo diría que fue aquí el inventor de la profesión de guionista.


Un tal Daneri, con guión de Trillo, en Súperhumor, 1980.

G.C.: ¿Tenían algún método de trabajo en equipo?

A.B.: Con Héctor era imposible intentar un método de trabajo: diez minutos antes de que uno se sentara a la mesa de dibujo escribía el guión. Nunca pude contar con un guión a tiempo para hacer un estudio previo, hasta que a veces interrumpía la historieta: es el caso de Mort Cinder que sufrió un paréntesis de seis meses.


Versión de La Gallina degollada, de Horacio Quiroga.


G.C.: ¿Usted llegó a ser amigo de Oesterheld?

A.B.: Por supuesto. No digo que fuera una amistad entrañable porque no tuvimos oportunidad de compartir muchas cosas. Héctor era afectuoso, cálido, sumamente inteligente y culto. Y sobre todo humilde.


Página de Vito Nervio, en Patoruzito 702, 1959.

G.C.: Su versión de El Eternauta ha dado que hablar: a favor y en contra. Entiendo que es un hito de la historieta argentina, tanto por el audaz giro ideológico del guión como por sus innovaciones gráficas. ¿Qué opina usted?

A.B.: Creo que es una obra no lograda. Falto tiempo porque su publicación fue cortada caprichosamente por el editor, y no pude madurar la experimentación que había comenzado. Todo quedó a medio camino.


Página de unitario publicado en la revista Cóctel, 1991.


G.C.: Pero en Italia la elogiaron.

A.B. : En Italia tuvo un enorme éxito y me abrió las puertas de Europa. Fue la primera historieta latinoamericana que se publicó en Linus. La consideraron una obra maestra.


Continúa la próxima semana.