miércoles, 13 de julio de 2011

Carlos Roume (1923 - 2009), por Germán Cáceres


Carlos Roume

Roume inició su carrera en Patoruzito con Lapacho Juan (1950, guión de Barrenechea), un detective privado que se desenvuelve en Misiones, cuya selva y animales el artista plasma en imágenes. Pero también dibuja con soltura interiores y la vestimenta de los personajes. Luego entra en Editorial Abril, donde ilustra historietas deportivas en la revista Salgari y realiza, además, versiones de Robinson Crusoe y Moby Dick. En esa misma década -para Códex- recrea Sabú (guión de Leonardo Wadel), héroe cinematográfico al que grafica con destreza en razón de su sólido conocimiento de la anatomía artística. En Pimpinela, de esa editorial, adapta novelas de Julio Verne y de Emilio Salgari.



Ilustraciones para el Martín Fierro

En Frontera transcurrió su período más fecundo y valioso. En 1957 aparece en Hora Cero (guión de Héctor G. Oesterheld) Patria Vieja, con episodios unitarios de nuestra historia que protagoniza el gaucho, al que dibuja con virtuosismo galopando hermosos caballos: en esta historieta –como en el resto de su obra- Roume concreta auténticas hazañas plásticas. En 1960 la continuó Juan Arancio con suma idoneidad. Nahuel Barros, de 1957, salió en Hora Cero Semanal, contó con el mismo guionista y fue una suerte de ramificación de la anterior, pero el personaje era un baqueano que ayudaba al ejército argentino a combatir a los indios pampas, aunque dudada si esa cooperación era ética. El trazo del artista -ágil y enérgico- aplica con rusticidad la técnica del pincel en concordancia con esa realidad agreste.


Página de episodio de Patria Vieja, con guión de Oesterheld

El blanco invariablemente ocupa un lugar destacado en sus cuadritos, no sólo para registrar la inmensidad de la llanura, sino con el fin de que su recio grafismo adquiera relieve. En varias escenas cubre con tinta a los personajes, cualquiera sea el plano elegido. La escritura de Oesterheld sobresale por su frescura y contundencia.

Tipp Kenya es asimismo de 1957 y se publicó en Frontera Mensual con guión de Oesterheld. La acción está situada en África y el héroe es un cazador. Su estilo revela la influencia de los cómics norteamericanos como, por ejemplo, el Jim de la Jungla (1934) de Alex Raymond. Aunque el registro es realista, ciertos personajes poseen rasgos humorísticos. Además, en algunas viñetas la silueta de un árbol en primer plano articular un hermoso paisaje.




En 1959 emprende Pichi para Frontera Extra con guión de Jorge Mora (seudónimo de Jorge Oesterheld, hermano de Héctor). Trata sobre un simpático perro cimarrón, cuyas aventuras transcurren en nuestra pampa. Ramón Carranza se proponía eliminarlo cuando era cachorro porque consideraba que en cuanto creciera mataría a sus ovejas y terneros, pero su hijo Santos lo convence para que lo perdone porque quiere criarlo como mascota. Aunque el animal no habla, su manera de razonar evoca a Colmillo Blanco, de Jack London.



Ilustraciones para el Martín Fierro

Carlos Roume colaboró entre 1954 y 1962 para la editorial Fleetway de Gran Bretaña con las historietas Dick Daring, Kit Carson, Rodney Stone y Olac el Gladiador. En el Corriere dei Piccoli, de Italia, dibujó Hayawatha, Zane Canon y Alazzan. Y para Francia, Joke Jones, que luego prosiguió Alberto Salinas. Alrededor de 1960 se radicó en Europa.

Al regresar a la Argentina, a partir de 1969 y durante tres años dibujó en el diario Clarín –con guiones de Osvaldo Guglielmino- Manquillán, el cóndor perdido, una historieta gauchesca que registra aspectos de la vida del coronel Eugenio del Busto.



Página de unitario publicado en Skorpio Plus

En 1972 realizó para la revista Billiken –con guión de Oesterheld, que imbricó sus textos con versos de José Hernández- una adaptación en historieta del Martín Fierro. La ropa de los gauchos, así como las peleas con cuchillo, revelan no sólo talento artístico sino una esmerada documentación. Los malones presentan composiciones impecables y ritmo vertiginoso. Las lanzas se erigen en elementos de magistral funcionalidad estética dentro de las viñetas, como también los planos detalle de las matas, que tanto las enriquecen. La combinación de colores fue ejecutada con habilidad ya que facilitó la dinámica de la narración.




Desde 1974, con guiones de Guillermo Saccomanno, A. Rosso y Alfredo Grassi, colaboró con Ediciones Récord. En el Nº 13 (9/1989) de la revista Fénix salió El amigo del hombre, escrita por un inspirado Roger King. Se está ante una labor a pluma superlativa, en la cual los cuadritos se superponen y a veces carecen de marcos. Joseph, que “sabía hablarle a los caballos”, opina que “el hombre es un animal infiel; el caballo es el único amigo que tiene tu vida en sus patas...” (sigue)



...” Los paisajes que aparecen en contrapicada deslumbran y Roume se luce dibujando cuadrillas de alazanes. Abundan las escenas cinematográficas –a veces da la sensación de que se trata de un storyboard-, como Joseph al caer del caballo o arrojarse al río desde un precipicio. El realismo del dibujo registra todos los detalles de un bosque o las rudas facciones del personaje: Roume no tiene nada que envidiarle al célebre ilustrador sueco Anders Zorn (1860-1920).



Página de unitario publicado en Skorpio Extra

En el Nº 22 (5/1990) de Fénix, aparece un episodio de Laberinto, con guión de Guillermo Saccomanno, que Roume trabaja totalmente a pluma buscando audaces enfoques. En las escenas en las cuales el protagonista mata indios el artista prueba su pericia con los cuerpos desplazándose en escorzo. Numerosas viñetas carecen de bordes y las onomatopeyas que reflejan el sonido de los disparos son sencillas pero vigorosas. Brillante el texto de Saccomanno.

Carlos Roume falleció en Tandil mientras persistía, a través de acuarelas y esculturas de bronce, con el tema de sus amados caballos. En todas sus expresiones artísticas fue siempre un genuino preciosista.

Germán Cáceres



Ilustraciones para el Martín Fierro

Bibliografía

“Carlos Roume”, en http://es.wikipedia.org.

El libro de FIERRO /1.

Freixas, Carlos, El Dibujo a Pluma. Sucesor de E. Meseguer, Editor, Barcelona, 1967.

Gociol, Judith y Rosemberg, Diego. La historieta argentina/Una historia. Ediciones de la Flor, Buenos Aires, 2000.

http://chiquirritipisblogspot.com.

http://luisalberto941.wordpress.com.

Saccomanno, Guillermo, “Los cómics argentinos buscan su identidad”, en Historia de los cómics, dirigida por Javier Coma. Toutain Editor, Barcelona, 1982-1983.

Trillo, Carlos y Saccomanno, Guillermo, Historia de la Historieta Argentina. Ediciones Record, Buenos Aires, 1980.


Historieta de 8 páginas, publicada en la revista Skorpio, con guión de Alfredo Grassi
1

2

3

4

5

6

7

8

2 comentarios:

Henry Díaz dijo...

que grande, excelente esta memoria que se esta generando aqui siempre se encuentran cosas de casi los mismos (grandes si) pero para la gente de fuera como yo, nunca se me hubiera ocurrido ver esta reseña y conoser tanto de un grande

gracias por esto que estan haciendo

mariana gonzalez dijo...

hola! tengo un cuadro al oleo del reconocido ilustrador, dibujante de historietas y escultor argentino CARLOS ROUME, si alguien esta o sabe de algun interesado y quiera fotos de la obra me puede mandar un msj privado, gracias!!