viernes, 18 de noviembre de 2011

Entrevista: Carlos Gómez

El final del siglo XX vino acompañado de la extinción de las grandes editoriales de historietas de Argentina. Con el cierre de las grandes editoriales se perdió un mercado de miles y miles de lectores, fuentes de trabajo que nunca se recuperaron y a un lector que no era específico de la historieta, pero que representaba que existiera un mercado vigoroso.
Y con la casi extinción del mercado de historietas, dejaron de tener presencia en el país la gran mayoría de los autores que trabajan la aventura. Entre ellos, varios que se estaban formando un nombre como autores y ganando el reconocimiento de los lectores.
Uno de esos autores es Carlos Gómez, que continuó publicando en Italia, donde su trabajo goza de enorme trascendencia. Es el principal dibujante del personaje Dago; que naciera en Argentina en las páginas de editorial Columba y en la actualidad es considerado un clásico de Italia. Como muestra de la trascendencia de su trabajo, este año dibujó un episodio de Tex, el personaje italiano de mayor repercusión.

La siguiente es una entrevista breve pero rica, que el autor tuvo la gentileza de contestar en los pocos momentos de descanso que le permite su nutrida producción.


Página de Dago dibujada por Gómez

Lugar de nacimiento, edad, residencia
Córdoba, 46 años, Un pueblo de las sierras chicas de la Prov. de Cba.

¿De dónde el gusto por la historieta, a qué edad y por medio de qué lecturas?
La historieta me gustó por el lado del dibujo. Yo dibujo desde que tengo memoria. Mis primeras historietas me llegaron a los 6 o 7 años. Historietas de Disney las primeras pero las que me marcaron el destino de por vida fueron Lucky Luke y Asterix.



Páginas de episodio de Dago en América.

¿Cuándo comenzó a dibujar?
No sé. Habría que preguntarles a mis viejos. Yo era muy chiquito para acordarme.

¿Cuándo comenzó a publicar y en qué medio? ¿Cómo se dio la posibilidad de publicar?
Los primeros trabajos con alguna participación mia que fueron publicados, Fueron unas historias de la primera guerra mundial en Skorpio. Le ayudaba al gran Maestro Víctor Hugo Arias haciendo bocetos a lápiz. Tenía 17 años.

La primera publicación propiamente mía fué en el diario Córdoba entre 1884 y 1986. Era una tira diaria de ciencia ficción: La odisea del capitán Ganímedes.




¿Cómo se dio la posibilidad de ingresar a Columba y cómo era la experiencia de trabajar allí?

Cuando se me cerraron las posibilidades de publicar en Córdoba, tuve que buscar en el despacho de dios y me fuí a Buenos Aires. Allí comencé inmediatamente a trabajar de ayudante de Lito Fernández y de Horacio Lalia. Como ayudante de Lito me hice conocer en Columba y al poco tiempo un poco porque Lito debía dejar alguna serie y un poco porque al editor (Presas) le gustaba mi trabajo, continué con la serie Kent de Ricardo Ferrari y pronto inicié otra, también de Ricardo, llamada Capellán. El trabajo en Columba me enseñó lo ue es el oficio de dibujar todos los días y cómo hacer para optimizar el esfuerzo y el tiempo para lograr el mejor producto posible en cualquier situación de trabajo que te toque. Esa gimnasia, ha sido una inmejorable escuela que a mi y a muchos otros nos proveyó de habilidades que nos han puesto mas de una vez en ventaja frente a dibujantes extranjeros. El nivel de exigencia de Columba nos ponía continuamente a prueba.



Trabajó como ayudante de Lito Fernández, Arias y Horacio Lalia ¿Cómo fue la experiencia, se crece mucho en el plano profesional al trabajar con autores de su talla?
Por supuesto. Sobre todo se aprende lo que se llama "el oficio". Esto es como administrar los tiempos y las energías para que el resultado de tu trabajo tenga siempre un nivel parejo sin perder la regularidad en las entregas.

Con otro autor que trabajó fue con el guionista Ricardo Ferrari, uno de los principales guionistas argentinos. ¿Cómo fue la experiencia?

Siempre me ha gustado trabajar con Ricardo. Tenemos ambos una forma de abordar las historias con método y cierta "rigurosidad" científica. En realidad el científico es él. Además es un tipo macanudo con quien se puede hablar de cualquier tema y del que siempre se aprende algo.


Tex, dibujado por Gómez, edición de 2011. Cuando un autor, en Italia, es convocado a dibujar Tex, es porque se lo considera en la categoría de "maestro".

Comenzó a realizar los lápices de Dago, convocado por Robin Wood, uno de los principales referentes de la historieta en Argentina y hoy en el mundo ¿Qué se sintió al ser convocado por un guionista de su talla y a la vez pasar a ser el continuador de Salinas y realizar un personaje que es un ícono de la historieta?

Miedo, honor, agobio, orgullo y ahora mucho cansancio, en ese orden.

Bromas aparte, tengo que decirte que al principio, a pesar de mi pánico inicial, en ese momento no dimensionaba el tamaño de la tarea que tenía adelante y la verdadera magnitud de la responsabilidad de reemplazar a Alberto Salinas frente al enorme público lector que lo seguía a muerte.



Páginas de Tex dibujadas por Gómez

¿Cómo era el trabajo con Salinas para realizar Dago y cuándo pasó a ser él único dibujante del personaje?
Al principio hacía los lápices y Alberto los entintaba. Luego fuí metiendo mano en la tinta, y al cabo de varios episodios Alberto me dijo que lo continuara solo. Simple y mágico a la vez.

¿Qué diferencias y coincidencias existen entre el Dago de Salinas y el suyo?
Coincidencias bastante pocas. En cambio las diferencias son innumerables. Tal vez la que considero más notable, es la de la dinámica de la acción. Salinas dibujaba historieta con la cámara alejada de la acción, en cambio yo meto al lector entre medio de los personajes. Tal vez responda a que ambos crecimos leyendo distintas historietas y viendo distinto cine.


Páginas de Dago

¿Cómo es la forma de trabajo con Wood?

Muy cómoda. El me permite tomar muchas decisiones sobre los enfoques, fisonomía de los personajes, documentación, etc.
Me envía el guión, lo leo, si tengo alguna duda siempre dispone del tiempo para explicarme, lo dibujo con las mínimas modificaciones que creo necesaria y lo envía a la editorial

Hace poco un crítico italiano tuvo la gentileza de enviarme un libro compilatorio de Dago, publicado por uno de los principales diarios de Italia, en que el primer episodio era el inicial de Salinas y el resto de episodios suyos. Hoy no son muchos los lectores argentinos que saben que Dago no murió con la desaparición de Columba y se sigue publicando en Italia, con un notable éxito. ¿Cómo se vive esa situación, que el personaje ya no se lea en el país aunque gozaba de gran éxito y en cambio es uno de los más conocidos en Italia?

Para mi es una sensación de tristeza y de frustración, sobre todo cuando tengo la oportunidad de hablar frente al público en Argentina: es muy triste hablar de un personaje que casi nadie conoce.


Página de Tex

¿Cuántas páginas lleva realizadas del personaje?

Mas de 8800.

¿Cómo vive el hecho de que la historieta de aventuras se encuentre casi desaparecida de la historieta nacional? ¿Qué piensa al respecto?

La historieta no es un fenómeno aislado del contexto socio económico en que se vive. Nuestro país es contínuamente expoliado por foráneos y criollos. La desaparición de la escena nacional de la historieta es un efecto mas de las políticas de achicamiento del país hacia el modelo agroexportador de la época del centenario al que se intentó volver desde la mitad de la década del 70. No hay que darle muchas vueltas: las revistas de historieta pasaron a ser un consumo suntuoso. A eso agregarle que cuando una generación de argentinos creció sin leer historieta, la demanda se interrumpió y ya es muy difícil recuperarla.



Tapas de álbumes de Dago dibujados por Gómez

En varios sitios sobre historieta, de Argentina, he leído una opinión que se ha generalizado en ciertos sectores de la historieta nacional, que a grandes rasgos opina que la historieta realizada o publicada en Italia es estereotipada y de no mucha calidad. ¿Alguna opinión al respecto?

Hablar de "la historieta que se publica en Italia" es un poco una entelequia. No existe tal cosa como un todo. En Italia como en Francia o en EEUU hay de todo para elegir. El mercado italiano, aunque mas chico que el francés, es lo suficientemente grande como para albergar historias de vanguardia como las mas tradicionales o conservadoras.


Páginas dibujadas por Gómez en la extinta editorial Columba

¿Autores que considera que habría que revalorizar o destacar?
No diré nada nuevo. Para mi lo mas grande estaba en Breccia (padre e hijo), Salinas (padre e hijo), la generación de los 70 con Lito Fernández, García Seijas, Mandrafina, Zaffino, los hermanos Villagrán, etc y pasando a la de los 80 y 90 con Alcatena a la cabeza.

Perdón porque estoy omitiendo muchos pero el Alzheimer no perdona, je.




Sobre la repercusión de Carlos Gómez en Italia, por Luca Lorenzon (desde Italia)

Carlos Gómez apareció en Dago principios de 1996, fue el número 8 de Lanciostory, y su debut fue sensacional. De hecho, en comparación con el estilo completo y austero de Alberto Salinas, su trabajo resulta mucho más dinámico y fino, resultaba casi un shock. Y los lectores entendieron que no se trataba más de Alberto Salinas, sinó de Gómez, aunque el cambio de nombre no se informó ...

Desde hacía algunos años editorial Eura se había embarcado en una nueva linea: no muchas series y miniseries, rotándolas en Lanciostory y Skorpio, pero siempre el mismo en todos los números, sustituidos por otros cuando se hayan concluido. Durante años se hizo evidente que uno de los principales personajes de punta era el propio Dago. Ello estaba en lo cierto, pero ¿cómo reemplazar rápido a un dibujante como Salinas, conocido por su precisión, quien aparentemente estaba un poco cansado del personaje? Se estableció por primera vez un grupo de trabajo llamado Dago Equipo, del que también participó Carlos Pedrazzini, pero los resultados no fueron alentadores y Dago amenazó con seguir publicándose en cuentagotas. Después de varias pruebas y la investigación de editorial Eura, finalmente se encontró a Gómez, que venía de la escuela de Lito Fernández, un valioso asistente listo para ser algún día el sustituto del titular.

Gómez era prácticamente desconocido en Italia: había leído algunos unitarios en Lanciostory y Skorpio y la miniserie Banda di Streghe y, francamente, estas pruebas no eran muy convincentes. (sigue)


Página de Capellán

Sin embargo, Eura y Robin Wood acabaron de hacer su propia elección: en poco tiempo, alrededor de un año, Carlos Gómez fue capaz de crear "su" Dago, fortaleciendo el movimiento e introduciendo sin problemas, aunque de una forma muy elegante y funcional, el uso de computadoras en su trabajo.

Después de 15 años desde el arribo de Carlos Gómez, se puede decir que su intervención era necesaria, para transformar finalmente a Dago en un gran éxito popular que con razón, Eura (hoy Aurea) hubiera querido que fuera.

Además de ser un diseñador de calidad, Gómez también es muy rápido y ha producido en los últimos años una impresionante cantidad de trabajos, útiles no sólo para cubrir los ritmos semanales, sino también y principalmente para proveer a la industria de las reimpresiones que se dedican Dago, a pesar de los diferentes formatos.

El éxito de Carlos Gómez ha tenido dos consecuencias principales: Eura ha recuperado trabajos de Gómez a través de algunos libros, historietas que difícilmente se han visto en Italia (por ejemplo, El Terrible y Capellán) y Gómez ha entrado a formar parte de la rosa exclusiva de los diseñadores de Texone, realizando una edición especial de gran tamaño del popular personaje en Italia: Tex. Entre los dibujantes argentinos que han realizado Tex, se cuentan Miguel Angel Repetto, Ernesto Garcia Seijas, Fernández Lito (noticias en estos días) Enrique Breccia.

Si la calidad de la obra de un artista se mide por la velocidad con la que Sergio Bonelli Editore se contacta con él para que dibuje Tex, se puede decir que Gómez tiene realmente siguió adelante!

Por mi parte, considero que Carlos Gómez, es el último representante de la escuela de historietas argentina, visto así como los maestros Zanotto, Mandrafina, Lalia, etc. Comenzó con una sólida base realista, para luego construir "su" estilo, creando un estilo personal de dibujo y un modelo de narración, universalmente identificable. Un ejemplo a seguir para muchos, para los interesados en hacer historietas de calidad.


Nota:
se agradece por las imágenes a la gente de Woodiana, Oenlao y Luca Lorenzon, quien facilitó las revistas Skorpio y Lancio Story, de las que se escanearon las páginas en italiano.

Nota 1: para leer más sobre la repercusión de los autores y personajes argentinos en Italia

3 comentarios:

Historietologo dijo...

Muy buena nota colega. No se si recuerdas, pero en el 2008 ambos hicimos un esfuerzo en el Gran Reto de Julio... que limadez!

Bueno, te escribia nomas para decirte que te vincule en www.historietologo.blogspot.com bajo revistas, y que me seria de gran ayuda si me puedes mandar los PDF de La Duendes a historietologo@gmail.com
(parece que los links estan rotos).

Te mando un saludo desde Mexico,

-J

toto dijo...

Hola Juanito, cómo va?
Le cuento que el que escribió esta nota es el colega Alejandro Aguado.
Que grato recuerdo el Reto de Julio del 2008, uno de los que mayor convocatoria tubo.
Me pongo en campaña para ver si le consigo esos pdf.
Desde ya muchas gracias por habernos vinculado.
Cuanto me alegra que tengamos este contacto, le dejo un abrazo grande.
toto.

Anónimo dijo...

Excelente nota. Gracias.