lunes, 22 de agosto de 2011

RAÚL FORTÍN

(La Plata, 1939-Magdalena, 2000)

Por Germán Cáceres

En noviembre de 1992, en un reportaje para la revista Raf, el reconocido escritor para niños Oche Califa le pidió a Fortín que explicara por qué se consideraba “¿Un plástico?”, pregunta que el dibujante respondió así: “Bueno, también hago literatura. Y combino ambas cosas. Yo me siento más realizado cuando hago texto e imagen, como en el caso de La gran payada, que editó Colihue. Mirá, yo tengo muchísimos libros editados, pero con el único que me siento verdaderamente representado es con éste”.

Raúl Fortín
Fortín, al centro de la foto, durante una visita al taller de Diego Aballay

Tenía razón el realizador Leopoldo Torre Nilsson cuando, al presentar uno de sus filmes en el cine club Núcleo, dijo que se abstenía de opinar porque los autores son los peores abogados de sus obras. Si bien la producción de Fortín dirigida al ámbito infantil fue inmensa (en 1992 lo nominó ALIJA para el premio internacional Hans Christian Andersen del IBBY), resulta indudable que también ha logrado un importantísimo lugar dentro de la historieta para adultos.

Ilustración de Fortín

Raúl Fortín contó con una sólida formación plástica dado que estudió en Bellas Artes. En 1968 publicó para la Editorial Estrada sus primeras ilustraciones y obtuvo el Primer Premio en la categoría de Libros de Texto en la Feria Internacional de París. Después colaboró en las editoriales Kapelusz, Centro Editor, en la revista Billiken (editorial Atlántida), en el diario La Nación y en el periódico La Hoja del Lunes. Con guiones de Juan Carlos Muñiz dibujó dos libros humorísticos: El Picado, una pasión argentina y El Asado, argentinos a la parrilla.

Ilustraciones de Fortín para tapas de la revista - libro El Péndulo

En junio de 1978 comenzó a trabajar realizando historietas y caricaturas en Humor, de Ediciones de la Urraca, cuyo titular, Andrés Cascioli, en el prólogo propuso: ”Que nos divirtamos todos”. Reemplazó en esa revista a Tabaré en la historieta Protección al menor. Juntos, en 1980, para Superhumor dibujaron Bosquivia, guionada por Trillo y Saccomanno, una fábula de animales que aludía a la dictadura militar que asolaba la Argentina. Para esa misma editorial creó la revista Humi, que revolucionó la estética del humorismo destinado a los chicos.


Dos páginas del personaje Humi, del mismo nombre de la revista donde se publicaba

A partir de 1979 se desempeñó como tapista de El Péndulo y Superhumor. La primera fue una revista de ciencia ficción que contó con notables colaboradores como J.G. Ballard, Brian W. Aldiss, Angélica Gorodischer, Ursula K. Le Guin, Carlos Gardini, Elvio E. Gandolfo y Pablo Capanna.

Caricatura política publicada en Humor

Asimismo se dedicó a la animación televisiva realizando los microprogramas “Poemas en burbujas”. Fue diseñador industrial para grandes marcas, desarrolló material holográfico –primera experiencia en Sudamérica- y gacetillas, pósters y afiches vinculados con los derechos de la infancia y la salud. Formó parte del equipo de Humor que recibió el premio internacional a la sátira política en Forte del Marmi (Italia,1983). Unicef Internacional lo seleccionó en 1987 para ilustrar las tarjetas anuales de Nueva York.

Ilustraciones de Fortín para el lector infantil

Trabajos suyos aparecieron en España, Suiza y Alemania. Entre sus libros figuran Fortín inquieto (1989), Creanselon (con guión de Fabré) y varios de literatura infantil para Editorial Colihué, en donde creó con Leticia Hualde la colección “Los Libros Dibujados”.

En la época que falleció colaboraba en el diario La Nación y en la revista AZ 10.


1

2
Historieta publicada en Humor

Una de sus más destacadas producciones fue Infierno en la Torre, con textos de Eduardo Maicas –guionista junto a Trillo de la célebre Clara de Noche-, que empezó a publicarse en Humor en 1986. El título alude a la vida cotidiana en un edificio, es decir a los conflictos de las familias que lo habitan, a las discusiones entre vecinos, a la picardía de los vendedores ambulantes y a la excesiva influencia que imponen el administrador y el encargado. Pero no sólo se comenta la chismografía barata, sino también el frecuente adulterio entre consorcistas. Los originales guiones de Maicas se apoyan en los diálogos, aunque también recurre a las situaciones descabelladas, como en el episodio “No abras, no atiendas”, que refleja con agudeza la paranoia que ya se vivía entonces con el tema de la inseguridad. Las contradicciones y los altercados reflejan las vivencias experimentadas por la sociedad durante el gobierno de Alfonsín, con levantamientos y carapintadas incluidos, que evocan las huellas horrorosas del Proceso.

Ilustraciones publicadas en diversos números de la revista - libro El Péndulo

Las criaturas que dibujó Fortín tienen caras feas, de terribles narices, y cuerpos desgarbados, como si reflejaran la actitud mezquina de los propietarios, que entienden la convivencia como un ejercicio de la porción de poder que les brinda su inmueble. Su arte, que se emparienta con el del citado Tabaré y con el del genial Oski, posee ritmo y movimiento. Además, sus trazos simples buscan no disminuir el impacto humorístico. Los globos disparan múltiples tipografías y en algunos episodios las imaginativas onomatopeyas se convierten en protagonistas porque reflejan el ruido que se produce en un edificio (p.e.: las exclamaciones sensuales, los portazos, el joven que toca la guitarra eléctrica, los gritos, las batallas campales en que suelen terminar las reuniones de consorcio). Es una historieta que desborda sensibilidad popular.


Diversas ilustraciones para el lector infantil

En Fortín inquieto, la sección “Como yo los veo” presenta caricaturas de figuras del espectáculo y de la política. Son fácilmente reconocibles ya que el artista captó la esencia de sus fisonomías. Su línea es ágil y les adosa inusitadas vestimentas a algunos famosos. En el capítulo “Fulanos y menganos”, los chistes de Santiago Varela le permiten dar vuelo al oficio de Fortín y brillo a su inventiva gráfica (p.e., en El Señor Edmundo, El Señor Joaquín y El Señor Anselmo). Hay cierta mirada escéptica sobre la condición humana y una visión paradojal de nuestra sociedad. Su creatividad vuelve a dispararse en “Historias de anímales”.


Ilustraciones de tapa de la revista - libro El Péndulo

Sexo Salvaje fue otra de las grandes creaciones del dúo Fortín-Varela. En el prólogo del Nº 1 se advierte que “Es especialmente en el menos racional de los terrenos: el del sexo, donde bestia y persona suelen estrechar vínculos”. Y respecto a los responsables explica que “Tanto echando mano a los volúmenes de Freud, como prestando oídos a Perogrullo y su sabiduría de ocasión, analizan nuestra cotidiana vida sexual, con una visión entre implacable y candorosa”. Aquí Fortín plantea en su grafismo una variedad vernácula de Disney, aunque sus animales no son tan antropomorfizados como los del norteamericano.

Ilustraciones de Fortín para tapas de Súperhumor

La dupla desborda ideas por todos los poros: el episodio de la pareja de elefantes que inicia el libro es desternillante y la casa del caracol es un prodigio de imaginación. La historieta se burla de los donjuanes y de las mujeres fatales, los considera poco habilidosos en materia erótica. Todos los episodios terminan con una moraleja (p.e. “Al final es lo que yo le digo a mi marido y no lo quiere entender: si a lo que natura brinda, uno le agrega maña, es otra cosa ¿No?”/ “Para que sepan, señores, que no siempre la hermosa es mujer fogosa...Que alguna de tanto amarse no son capaces de entregarse...”, canta una lechuza payadora). La historieta está imbuida del espíritu de la revolución sexual que continúa en nuestros días a través de tantos caminos inesperados. Los diálogos de Varela son chispeantes, propios del habla diaria, especialmente de la juventud.

Toda la obra de Fortín propone un mundo lunático, propio de una actitud alegre y festiva ante la vida. Su relectura constituye un magnífico placer para los amantes del humorismo gráfico.

Germán Cáceres

Tapa del libro Sexo Salvaje y página del mismo

Bibliografía

Del Pópolo, Luis Alberto, “Raúl Fortín”, en http://sonrisasargentinas.blogspot.com.

Fortín, Raúl, Fortín inquieto. Hyspamerica, Buenos Aires, 1989.

Fortín, Raúl y Varela, Santiago, Sexo Salvaje 1 y 2. Ediciones de la Urraca S.A., Buenos Aires, 1987 y 1989, respectivamente.

Gociol, Judith y Rosemberg, Diego. La historieta argentina/Una historia. Ediciones de la Flor, Buenos Aires, 2000.

http://www.colihue.com.ar.

http://www.museodeldibujo.com

“La ciudad llora la muerte de Raúl Fortín”, en Hoy, 24/7/2000.

Sanyú, 100 años de historieta en el mundo/La historieta en la historia argentina. Aiglé Ediciones, Buenos Aires, 1997.

Steimberg, Oscar, “La historieta argentina desde 1960”, en Historia de los cómics, dirigida por Javier Coma. Toutain Editor, Barcelona, 1982-1983.

Trillo, Carlos y Saccomanno, Guillermo, Historia de la Historieta Argentina. Ediciones Record, Buenos Aires, 1980.


Episodio de Bosquivia, con guión de Trillo y Saccomanno, en la revista Súperhumor
1
2
3

Nota: se agradece a Diego Aballay por las fotos y las imágenes de ilustraciones infantiles de Fortín.

4 comentarios:

cpintius dijo...

Que gran alegría que se recuerde así al enorme Raúl, trabajé con él varios años, pintándole los dibujos con computadora para diversas editoriales. Un grande que traspasaba con su creatividad las fronteras del dibujo....

Diego Aballay dijo...

Raúl Fortín = MAESTRO DE MUCHOS. El inmenso ser humano por el cual yo sigo en este hermoso camino de soñar y traer imágenes al mundo.

Gracias La Duendes, por rescatar a este gigante.

Gran trabajo el de Germán Cáceres. Felicitaciones nuevamente.

Diego.

Ali( Hechicera ad-hoc) dijo...

Qué creador!!!Una pena que se haya ido a dibujar tan lejos...

Netomancia dijo...

Qué fantástico artículo sobre Fortín!!!