jueves, 17 de enero de 2013

LA VUELTA DE OBLIGADO, de José Massaroli – Felipe R. Ávila. Por Germán Cáceres


(Ediciones Fabro, Buenos Aires, 2012, 56 páginas)



El libro comienza con un mapa sumamente ilustrativo de la margen derecha del Río Paraná, en un recodo llamado Vuelta de Obligado (hoy Obligado, San Pedro, provincia de Buenos Aires), en el cual se desarrolló la batalla homónima el 20 de noviembre de 1845. Hay un pormenorizada descripción del emplazamiento de los barcos del invasor anglo-francés (de vapor, corbetas, bergantines y goletas), como también de los cañones, las baterías, los veinticuatro lanchones unidos por tres cadenas y la pequeña flota nacional. Una “Presentación” de Alberto González Arzac comenta que el acontecimiento “simboliza la permanente vocación soberana de los argentinos y esta historieta (...) pone en manos del lector no sólo la historia de un pasado memorable sino también el patriotismo, tanto de sus héroes conocidos cuanto de los que son anónimos...


La Confederación Argentina, a cuyo frente estaba el brigadier Juan Manuel de Rosas, puso las tropas al mando del general Lucio Norberto Mansilla. Éstas recibieron un apoyo fundamental de las mujeres de San Pedro y de San Nicolás, que en forma voluntaria –y conducidas por Petrona Simonino- colaboraron heroicamente como enfermeras.
En la concepción de esta soberbia historieta intervinieron José Massaroli (guión, dibujo a lápiz y supervisión general de la obra), Felipe Ricardo Ávila (tinta, letras, mapas y diseño del logo), Ernesto Parrilla (letras de las páginas 34/51), Estudio Géminis (tinta de las páginas 34/49), Ramón Gil (coloreado digital) y Fernando Hrycak (maquetación).


Una charla de soldados previa al famoso combate hace referencia a las dos invasiones inglesas, a la ocupación de las Malvinas por una fragata británica en 1833, a los saqueos cometidos a lo largo del Río Uruguay por José Garibaldi y sus mercenarios y a los pormenores del sitio de Montevideo.
Los dibujos de las embarcaciones de ambos bandos –con impecables enfoques- son espléndidos. El cuadrito que refiere la explosión del bergantín criollo “Republicano” es un acierto visual. Dinámicas las acciones de esta batalla, y todo un logro la viñeta página que relata el ataque de los cañones de las naves extranjeras sobre las baterías criollas. El colorido es excepcional, de incontables matices, entre ellos los cuadritos de un único azul grisáceo. La planificación resulta ágil, variada y funcional a la narración. Aunque La Vuelta de Obligado exhibe un tono épico, presta atención a las vivencias personales de soldados y mujeres


El texto explica que “fue el primer combate de la Guerra del Paraná, el más cruento...pero no el único. Luego vendrían El Tonelero, San Lorenzo, La Angostura del Quebracho...”  
En definitiva, se está ante una espléndida historieta en la que la figuración y la escritura testimonian un fuerte aliento nacionalista.


Germán Cáceres