miércoles, 3 de diciembre de 2014

LA VERDADERA LEYENDA DE BILLY THE KID Y OTRAS HISTORIETAS DE GÉNERO de El Marinero Turco. Por Germàn Càceres

(Ediciones de Ponent, Alicante, 2001, 52 páginas)




El Marinero Turco (Rosario, 1962) es un historietista cuyo dibujo ha sido influido por el grabado, especialmente por la xilografía. Francisco Naranjo en su cálido y emotivo prólogo (“Hay amor por los géneros en estas páginas, un amor tremendo por las viejas lecturas”) propone como referentes de su peculiar estilo a Alberto Breccia, José Muñoz, Jack Davis y Rick Geary.


En La verdadera leyenda de Billy the Kid, su estética gráfica –repleta de rayitas y negros plenos- resulta tosca e implacable: se la podría definir como naif dura. Los personajes se caracterizan por su fealdad, y aunque las viñetas muestran varias escenas de acción, éstas se ven hieráticas, como si estuvieran congeladas por una instantánea. También es el responsable del  singular guión del libro, que exhibe extensos textos superiores. Éstos, más que un estilo narrativo, adoptan una escritura cercana al resumen ralentizando de esta manera el ritmo.


Las restantes historietas están clasificadas por género y, a manera de introducción, realiza ilustraciones que, por su calidad plástica y pulido trazado, son dignas de exhibirse en una galería de arte. Smith héroe de la jungla contra Bunga (Jungla) adopta un carácter cómico y, apelando a las imágenes más que a los textos, aboga por la protección de los animales salvajes a la vez que exalta la belleza natural.


En La mano en la masa (Guerra) asume la ingenuidad para presentar un alegato contra la barbarie que implica la guerra. Hay humor inteligente en Nuestro amigo Wdrla Sbbbb (Ciencia ficción), mientras que Un pellejo en juego (Western) es narrado utilizando bastantes cuadros mudos. Maldita vida (Novela negra) se erige en réplica de Alack Sinner, de Muñoz-Sampayo, y exhibe tanto talento en su tratamiento que constituye un homenaje a esa obra maestra del género. Finalmente, en Dinamita en los puños (Box) elabora con audacia en dos cuadritos la técnica de la viñeta página.


Las abundantes onomatopeyas forman parte del lenguaje de este autor que participó de la antigua Fierro y fue uno de los más destacados miembros del famoso y celebrado “Subtemento Óxido”.



Germán Cáceres