martes, 17 de mayo de 2011

Entrevista: Pablo Fayó

Pablo Fayó se inició en el suplemento Oxido de la vieja Fierro y, con el transcurso del tiempo, junto a Max Cachimba y Esteban Podetti entre otros, se transformó en uno de los puntales de las nuevas estéticas surgidas en la segunda mitad de los años 80. Transitó las principales revistas de los años 80 y 90, como Cóctel, El Tajo, País Caníbal y Suélteme.



Pablo Fayó

Edad, lugar de nacimiento, residencia
45 años, Buenos Aires.

¿De dónde y cuándo el gusto por la historieta y el dibujo?
De siempre. De chiquito me leía las historietas mi papá, y aprendí a leer a los 4 porque quería leerlas yo. Mis tías me enseñaron a leer, me hicieron un alfabeto con el cartón de las cajas de ravioles, y yo aprendí armando palabras con esas letras. Las historietas fueron mucho más importantes para mí durante toda mi vida que el cine o la televisión.



Unitario de Fayó en revista El Tajo 2, 1991, editado por Ediciones Record.

¿De dónde o cómo surge la inspiración para el dibujo y los temas?
En principio, de haber leído muchas historietas de chico y de querer hacerlas uno también. Normalmente no "surge" la inspiración, sino que hay que sentarse un rato e inventar algo. Se puede esperar que caiga alguna idea de la nada, pero así se termina haciendo una historieta cada muerte de obispo, que es como me vengo manejando desde hace años, lamentablemente!



Página de Fayó en Fierro 65 -primera época-, 1989.

Si mal no recuerdo, tus comienzos fueron en el suplemento Oxido de la vieja Fierro. ¿Cómo se dio la oportunidad?
Envié una historieta para el concurso que lanzó Fierro al poco tiempo de salir. No gané, ni mención ni nada, pero al ir a buscar los originales Juan Lima y Juan Sasturain, que dirigían la revista por aquel entonces, me dijeron que les había gustado y que cuando quisiera les llevara otras cosas, y eso fue exactamente lo que hice.

Con el tiempo, del Oxido pasaste a las páginas de la revista y una de tus series (muy divertida y atrapante, por cierto) fue Jeans and Jackets. ¿Cómo describirías a la serie y a sus personajes?
Era una especie de parodia de espías tipo James Bond... Algo que se había hecho hasta el hartazgo ya, no?, pero qué se yo... Supongo que el nombre me parecía gracioso, "claro, Jeans and Jackets, ¿entendés? ¡Genial!" ¡Qué boludo!



Página de historieta de Fayó en la revista ¡Suélteme!

¿Pensaste en volverlos a la vida a esos personajes? En lo personal te diría que se extrañan.
He vuelto a dibujarlos, las últimas veces fue para la revista La Mano, hace ya algunos años.

En la vieja Fierro, que en los 80 fue el espacio de apertura hacia nuevas estéticas y temáticas en la historieta argentina, siempre me pareció que entre los nuevos, los que marcaban punta en ese sentido eran Max Cachimba, Podetti, El Niño Rodríguez y vos, a los que luego se fueron sumando otros autores, en otras publicaciones posteriores. ¿Vos lo ves así, o cómo percibís la apertura que se dio en ese momento?.
Creo que comparto, sobre todo en lo referido a Cachimba y Podetti. Aunque max creció mucho desde entonces, y me gustan mucho más sus últimas cosas que aquellas, las viejas. El Niño apareció un poco después, y me parece que le dio una vuelta más profesional a todo el asunto. Y yo, bueno, ya lo dije alguna vez, por ahí parece que era algo nuevo porque no tenía que ver con la onda específica de Fierro en ese momento... el paradigma de eso era Juan Giménez y cosas así, no? Recuerdo que el plato fuerte del primer número uno fue Moebius... En realidad yo hacía lo que me parecía de puro semi autista que era, y también aprendí mucho de Esteban (Podetti), casi sin darme cuenta. Ni siquiera entiendo bien por qué diablos queríamos publicar en Fierro, calculo que era porque la historieta argentina pasaba por ahí en ese momento, no había otra cosa.


Ilustración de Fayó para el número 1 de la revista ¡Suélteme!


Los argumentos que trabajás, me da la impresión que tienen mucho de parodia, inspirados en el cine y la literatura (series de espionaje, ciencia ficción, etc) También mucho en los viejos comics yanquis, como Crazy Kat. ¿es así?
Una vez Pablo de Santis escribió en una nota que mis historietas tenían una base mucho más de historieta y televisión que de cine y literatura, y me pareció que tenía razón. Y me sigue pareciendo. Krazy Kat está en el top 5 de mis historietas favoritas, más bien arriba. No sé exactamente cuáles son las historietas de ese top 5, pero Krazy Kat está seguro.



Página de la serie Pamela y el extraterrestre, en Pais Canibal, editada por La Urraca.

En la revista El Tajo, de ediciones Record, comenzaste a publicar historietas más extensas que en Fierro ¿cómo fue la experiencia? Esa revista nació para competirle a Fierro, ¿te dijeron algo en Fierro por ese motivo?
Siempre quise hacer cosas de más páginas, así que me gustó. En Fierro nunca me dijeron nada sobre eso, y siempre me dieron libertad para hacer lo que me pareciera.

En los 90 fuiste uno de los referentes de la revista Suélteme, que agrupaba a muchos de los referentes de las nuevas tendencias surgidas en Fierro. Hoy veo que la revista, en Buenos Aires, quedó como una publicación mítica de los años 90. ¿Cómo fue la experiencia?
Agridulce, no eramos pendejos, ya andabamos por los treinta... fue lindo porque podiamos hacer lo que nos daba la gana. Pero una revista es un negocio también, y hay que saber manejarlo, y tener ganas de hacerlo. Nos faltó un poco de visión profesional, editorial, empresaria, qué sé yo. Éramos todos dibujantes y quería mos hacer nuestras cosas, nos faltó lo otro, quizás.



Una historieta de Fayó en sus comienzos, en el suplemento Oxido de la vieja revista Fierro.

¿Cómo definirías a tu estilo de dibujo?
Como le dije el otro día a un amigo, uno empieza intentando imitar a los que admira, ahí intervienen tus limitaciones y te dicen bueno, hasta acá llegás, et voilà! Ha nacido un estilo. O mejor dicho, hay que hacer eso durante mucho tiempo, hasta que el estilo se arma y se define, se consolida, cristaliza digamos.

¿Cómo viviste la extinción de las publicaciones a fines de los 90 y el vacío que quedó durante varios años?
Y, dejé de hacer historietas, básicamente. En esa época estaba trabajando para Billiken y otras publicaciones de editorial Atlántida.


1

2

3
Episodio de la serie Jeans and Jackets, publicada en Fierro 96 (primera época), 1992.

¿Cómo es tu forma de trabajo?
Dispersa, espóradica y colgada, básicamente, como para empezar a hablar. Urgida y estresada cuando se aproxima la fecha de entrega. Sobre todo la noche anterior.

¿Cómo ves a la historieta argentina, hoy en día?
Bien. No me entero mucho de las novedades porque soy mucho menos lector que antes, de historietas y en general. Pero veo que hay mucha gente haciendo cosas, mucha pasión, un panorama bastante diferente al de los 90, donde parecía que se había terminado todo, y que de ahí en más todo sería manga y superhéroes, de ahí a la eternidad. Ojo, todo bien con el manga y los superhéroes, igual.



Pamela y el extraterrestres en revista Cóctel número 3

1 comentario:

Iván Riskin dijo...

GENIAL LA ENTREVISTA!!
fayo, sos un idolo!!!
ahora, señores de duendes, editen todo lo que tiene publicado esta maravilla de dibujante!!!!!!!